Periodismo y poder se enfrentan en el escenario del Teatro María Guerrero en "Los papeles de Sísifo" - Centro Dramático Nacional

Periodismo y poder se enfrentan en el escenario del Teatro María Guerrero en «Los papeles de Sísifo»

 

El escritor Harkaitz Cano se estrena como autor dramático con esta historia inspirada en un caso real: el cierre en 2003 del diario en euskera Egunkaria. El director, Fernando Bernués, fue quien le encargó la pieza

Los papeles de Sísifo saca a la luz las luces y las sombras de tres profesiones -el periodismo, la policía y la justicia- y construye un relato de ficción que sirve para reflexionar sobre el poder y la libertad de expresión

Se trata de una coproducción del Centro Dramático Nacional con los teatros municipales de las capitales vascas -Arriaga, Principal y Victoria Eugenia- que tras su paso por el País Vasco llega al Teatro María Guerrero, donde se podrá ver la versión en castellano y en euskera

Madrid, 7 de abril. Los papeles de Sísifo “indaga en los entresijos personales, profesionales y humanos de un periódico precario y comprometido, cuya redacción se confunde y entremezcla con una comisaría y un despacho judicial, haciendo igual de imprecisa la distancia conceptual entre una entrevista y un interrogatorio”, según Fernando Bernués. El director de la obra encargó el texto al escritor Harkaitz Cano tras atravesarle, según cuenta, un sentimiento de incomprensión y rabia al conocer la orden judicial de cierre del diario en euskera Egunkaria en febrero de 2003.

«Como sociedad no estuvimos a la altura de aquel acontecimiento”, dice Bernués en relación a un hecho que en su momento provocó una importante movilización social en el País Vasco y que años después se saldó con una sentencia absolutoria demoledora: los cinco directivos acusados de pertenencia a ETA fueron absueltos y la Audiencia Nacional dictaminó que la clausura fue inconstitucional y que no había pruebas de que el periódico tuviera vinculación con la banda terrorista.

Los papeles de Sísifo es un trabajo creado “a fuego lento”, según sus artífices, que bebe documentalmente de todo ese proceso judicial, así como de entrevistas a antiguos trabajadores del periódico y de otros medios, pero que no pretende ser ni un ejercicio de teatro documental ni una recreación histórica, según su autor. Se trata de una ficción que se adentra en los claroscuros de tres profesiones –el periodismo, la policía y la justicia- para poner sobre la mesa cuestiones muy diversas, como el derecho a la información y a la libertad de expresión, las estructuras internas del poder o las “precarias estructuras” de la cultura vasca, según Cano, quien se estrena como autor dramático con esta pieza. Se trata, también, en última instancia, de “un homenaje al periodismo, así como a todos aquellos medios que han sido clausurados internamente”.

El reparto de la obra se compone de Anjel Alkain, Joseba Apaolaza, Iñigo Azpitarte, Mireia Gabilondo, Olaia Gil, Asier Hernández, Asier Hormaza, Xabi “Jabato” López, Mikel Losada, Markos Marín, Iñaki Rikarte, Alexandru Stanciu y Dorleta Urretabizkaia, quienes están acompañados en el escenario por Ikerne Giménez que interpreta la música en directo.

La obra, coproducción del Centro Dramático Nacional con ANTZERKIZ (Teatro Arriaga de Bilbao, Teatro Principal de Vitoria-Gasteiz y Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián) se estrenó en Vitoria el 19 de noviembre de 2020, y tras su paso por las tres capitales vascas, llega al Teatro María Guerrero, donde se exhibirá del 9 de abril al 2 de mayo en castellano, con dos funciones -el 29 y 30 de abril- en euskera con sobretítulos en castellano.